miércoles, 30 de julio de 2008

ABRIR LOS OJOS...

Ayer pasé una noche de insomnio...no sé si gracias a una Coca-Cola que me tomé a eso de las 8...o a mi cabecita loca...que de vez en cuando se pone en racha.

Es lo que tiene ser una urbanita de los pies a la cabeza y de pronto cambiar de escenario y pasar las noches en una casa de campo alejada del mundanal ruido...de las luces...del calor del asfalto...del ritmo frenético.

Aprovechando que los niños duermen me salgo a la "pradera" y observo desde lo alto del solarium las luces de Madrid...tan lejanas y tan cerca..., luego miro al cielo y veo miles de estrellas, parece que han puesto más ultimamente,...y respiro el aire...escucho el silencio...y me siento fenomenal...como dentro de un paréntesis de cristal, para poder mirar a través de la raya.

Entonces pienso en muchas cosas y como siempre digo...no puedo más que sentirme afortunada, agradecida y privilegiada...aunque a pesar de todo...sigo pensando.

Luego vino el insomnio...y pensar más y más...

Y cuando el despertador ha sonado a las 7 creía que me moría..."¿Y para qué rayos habrás pensado tanto...?"

Pero bueno...no iba a desesperarme a esas alturas, sobre todo porque no me quedaba otra, y ha venido a mi mente un proverbio chino que dice: "Si tu mal tiene remedio...¿Por qué te aflijes? Si no lo tiene, ¿Por qué te aflijes?"

Así que medio zombie me he lanzado a la maravillosa pradera...ya sin luces, sin estrellas, y sin silencio, y me he dispuesto a bajar la cuesta hasta el pueblo camino del "Bus de la Realidad"...ese que me lleva directa a la ofi...

Por el camino me he ido despertando...hacía fresquito y supongo que ha ayudado, me he acordado de que mi marido dice que " siempre estoy con los ojos muy abiertos observándolo todo", lo he dudado un instante, pero en el fondo... cómo es cierto...me he puesto a observar y de nuevo me he quedado alucinada de ver la luz del sol sobre la silueta de Madrid y sus grandes torres..., el cielo medio azul sin nubes..., las montañas...

Si no fuera por que me ha entrado un súbito ataque de pánico al ver que se me pasaba la hora de coger el bus y he tenido que correr de lo lindo...

Diría que visto lo visto...me siento muy afortunada, agradecida y privilegiada...y sólo me queda decir...

¿Para qué rayos hay que pensar tanto...si, ¡Ay que ver, Dios...qué bien haces las cosas!?

8 comentarios:

Irache dijo...

Hola: gracias por pasar por mi pequeño espacio.
Yo tambien tenia insomnio anoche... en realidad esperaba a un hijo nocturno, de esos que llegan a las tantas.
En verdad somos afortunados....pero a veces me pregunto ¿ porque nosotros? y porque siendo tan afortunados tantas veces nos sentimos insastifechos, vacios? Dice la Madre Teresa: que mientras no nos sintamos vacios del todo no puede entrar Jesús.
Ya sé que me vas a decir que me ha dado fuerte, pero es lo que tiene estar leyendo a esa gran mujer.
No si al final le voy a coger gustillo a esto de los comentarios. jijiji.

CRIS dijo...

Pues como te enganches...no te digo nada...te va a encantar esperar a tus hijos nocturnos...aunque no sé si opinará lo mismo mister X...

Eso que tú pones de la insatisfacción me lo pregunto yo también muchas veces...pero no tengo ni idea...

Es la sensación permanente de vivir con un pie en dos realidades diferentes...

No me hables mucho que estoy un poco metafísica ultimamente...

Besos...

Yasser dijo...

Hola CRis, gracias por contarnos de tu vida..
saludos

Hilda dijo...

jajajaja, no soy la única entonces, yo me pongo a filosofar en el camión (bus) y luego estoy a punto de pasarme de la parada donde tengo que bajarme. ji ji ji

Y por supuesto, Dios hace muy bien las cosas, nunca se equivoca.

Saludos cariñosos. Hilda

Ana dijo...

Vos sabés que a veces me pasa lo mismo? Ayer mismo no podía dormir (un poco por culpa de algunos vecinos molestos) y no podía parar de pensar!

CRIS dijo...

Debe ser que era el día de no dormir...de momento hoy estoy aquí, son las 12 de la noche y no aparece el sueño por ningún lado.

Yasser...me sacas los colores diciendo eso, supongo que una no sabe que está contando su vida a alguien...hasta que no se lo dicen.
Espero que al menos no sea aburrida...jajaja.

Hilda...yo sólo espero no montarme en el bus equivocado...es el gran dilema...

Besos a todos

Alter ego (el otro yo) dijo...

Como bien dice Hilda Dios hace muy las cosas y nosotros no sabemos valoarlas.A base de palos aprendemos.Saludos Cris.

ave fénix dijo...

A mí me pasa eso continuamente, y es que soy muy tomadora de café...
también me da por pensar y ya no te digo si ronda alguna preocupación :)