jueves, 26 de junio de 2008

martes, 24 de junio de 2008

LA VIDA SIGUE

Hoy es mi cumpleaños.

No me cuesta nada admitir que el tiempo va pasando y que, aunque me considero joven de edad y de espíritu, los números vuelan...34.

Si sumo los dígitos, me da 7, que es mi número favorito, además, me mantengo en la mitad baja de los 30...aún más cercana a ellos que a la siguiente década...en fin, que cómo digo, no me desagrada.
Tengo una amiga que siempre me recomienda leer el salmo correspondiente a mi edad, no en vano, es palabra divina y puede venir en mi ayuda...voy a ver...

SALMO 34:

De David. Cuando
fingiéndose demente ante Abimélek, fue despachado por él y se marchó.

Bendeciré a Yahveh
en todo tiempo, sin cesar en mi boca su alabanza

en Yahveh mi alma se
gloría, ¡óiganlo los humildes y se alegren!


Engrandeced conmigo
a Yahveh, ensalcemos su nombre todos juntos
He buscado a Yahveh,
y me ha respondido: me ha librado de todos mis temores.


Los que miran hacia él, refulgirán: no habrá sonrojo en su semblante.
Cuando el pobre grita, Yahveh oye,
y le salva de todas sus angustias.


Acampa el ángel de Yahveh en torno a los que le temen y los libra.
Gustad y ved qué bueno es Yahveh, dichoso el hombre que se cobija en él.

Temed a Yahveh vosotros, santos suyos, que a quienes le temen no les falta nada.
Los ricos quedan pobres y hambrientos, mas los que buscan a Yahveh de ningún bien carecen.

Venid, hijos, oídme,
el temor de Yahveh voy a enseñaros.

¿Quién es el hombre que apetece la vida, deseoso de días para gozar de
bienes?

Guarda del mal tu lengua, tus
labios de decir mentira;

apártate del mal y obra el bien, busca la paz y anda tras ella.

Los ojos de Yahveh sobre los
justos, y sus oídos hacia su clamor,

el rostro de Yahveh contra los
malhechores, para raer de la tierra su memoria.


Cuando gritan aquéllos, Yahveh oye, y los libra de todas sus angustias;
Yahveh está cerca de los que tienen roto el corazón,
él salva a los espíritus hundidos.
Muchas son las desgracias del justo,
pero de todas le libera Yahveh;
todos sus huesos guarda, no será quebrantado ni uno solo.

La malicia matará al impío, los que odian al justo lo tendrán que pagar.
Yahveh rescata el alma de sus siervos, nada habrán de pagar los que en él se cobijan.

No me voy a extender en todo lo que me ha dicho, lo que sí puedo afirmar es que es totalmente cierto que la Biblia es un libro vivo que me habla en cada momento de forma diferente.
Ahora tengo un combate interior fuerte...y esta palabra que tantas veces he leído y he cantado, me abre un horizonte nuevo, y, de cara a comenzar este año, me hace plantearme mis debilidades con esperanza.

Por otra parte...también me llama a algo...que es a vivir en consonacia con esta promesa...porque como leí en algún lugar: "Un cristiano triste, es un triste cristiano". Y yo sé, que debo dar mi testimonio desde la alegría...no forzando, ni fingiendo, ni obligándome...sino siendo capaz de estar alegre en medio de mis combates, que no es vivir en una nube dando saltitos de felicidad, sino confíar, esperar, discernir y "hacer memoria"...

Porque mirando a mi vida...todo son victorias...y la única cosa que siento es AGRADECIMIENTO.

¡¡Por cierto...estáis invitados a tarta!! (virtualmente)

lunes, 23 de junio de 2008

PONERSE EN MARCHA...


Hoy es lunes 23...nos hemos despertado todos con la resaca de la victoria de España en la Eurocopa..."San Iker", diría yo...no en vano...es mi ídolo, estamos contentos...pero pese a todo...

¡Hay que ver lo que me cuesta arrancar este lunes!...Hay tantos cambios de golpe...los niños sin cole, mucho calor, las vacaciones que se vislumbran pero no llegan...
Si lo pienso, me entra el agobio, porque sé que me gusta tener todo atado y bien atado...y en esta época la vida cotidiana se descontrola.

Sin embargo, los hijos, no pueden pagar el pato.

Es un tiempo en la que debemos convivir más con ellos, porque están mucho más en casa, y llenar sus horas, dedicarles un poco más nuestros ratos y nuestras actividades. Para ellos es una época positiva, está claro que también necesitan un descanso, y a pesar de que se nos acumulan las tareas y el día parece tener menos horas...creo que es necesario mantener la calma e intentar que su experiencia en casa, sea positiva.

Me he propuesto no "atacarme" e intentar aprovechar estos días hasta que nos vayamos de veraneo para pasar un tiempo con ellos que no esté sólo lleno de obligaciones, deberes, baños, cenas. Tampoco tiene sentido apuntarles a miles de actividades o permitirles que se apoltronen viendo la tele o frente al ordenador. Para ello me voy a marcar un objetivo y una actividad diaria.

Creo que es importante fomentar la convivencia entre hermanos y hacerles que se impliquen más a fondo en la vida familiar. Compartir sus hobbies, ir a sitos con ellos, proponerles que hagan alguna cosita en casa, en la que habitualmente no participan; como hacer la compra con nosotros, preparar algúna comida, hacer "limpieza" en su habitación...si se plantea como algo "estimulante", seguro que ellos lo agradecerán y lo harán además encantados...si lo pienso, seguro que se me ocurren miles de cosas.

Cada vez veo más importante conocer a mis hijos...cada uno es diferente y necesita un espacio propio para hacerse oir, por ello, también me parece un tiempo estupendo para "escuchar" e intentar que se sientan escuchados.

Siempre hay que intentar estar ahí, y no dejar todo en manos de otros, por mucho que los trabajos y obligaciones nos ahoguen. Hay que buscar el hueco y "querer" dedicarles nuestros momentos. En este tiempo, nuestras ausencias, las van a acusar aún más, por ello, a pesar de los agobios....hay que sacar fuerzas y dar lo mejor de nosotros.