viernes, 10 de octubre de 2008

LA VIDA, CON OTROS OJOS

Os dejo este "tesorito" para el fin de semana, se lo dedico con mucho cariño a mis amigos

LUIS (del 5ºB) Y LUISA ( de las Ideas cotidianas)

¡¡¡Besos!!!

video

miércoles, 8 de octubre de 2008

VALORES DE LA FAMILIA

Ahora me doy cuenta de un montón de cosas que de pequeña...y de jovencita...fui recibiendo en mi familia y a través de mis padres, y acumulé en mi interior de forma inconsciente.

Hoy he comentado en un blog sobre mi convencimiento, cada vez mayor, de que los hijos son el espejo de lo que ven en su entorno, al margen de sus características individuales.

Muchas veces nos desgañitamos por que aprendan a ser educados, cariñosos, responsables, respetuosos...pero, ¿Ven reflejo de lo que decimos, en nosotros?

Estoy convencida de que su capacidad para captar valores es aún mayor que la de captar conocimientos, simplemente, porque entran en juego, los sentimientos.

Hay un valor esencial, grabado a fuego en mi, que es "la importancia de la vida en familia".

-Pasar tiempo todos juntos, también con los abuelos, tíos, primos..., porque eso crea lazo y es un vínculo que llena y da alegría, algo que de mayores, seguro que buscarán, porque todo el mundo necesita raíces.

-Las comidas familiares, en las que cada uno puede hablar de aquellas cosas que le preocupan, le gustan o le interesan. Nos ayuda a conocernos más, nos permite poder ayudarnos. Aunque a veces se discuta...es bueno, eso fomenta el espíritu crítico de los niños, y les ayuda a ver, que en la vida, hay dificultades y preocupaciones.

-Las celebraciones importantes; cumpleaños, santos, fiestas...porque cada uno tiene su lugar y ha de sentirse especial y querido en su entorno. También porque nos esforzamos en preparar las cosas con cariño y poder compartir.

-Los pequeños detalles; preocuparse por el otro, recordar fechas importantes, esforzarse por regalar algo que quizá no tenga mucho valor material, pero que a la otra persona le puede llenar y alegrar el día.
-La oración en familia; el poder compartir y transmitir la fe, que los hijos no vean que es algo secundario, sino principal. Que para los hijos no sea una carga, sino una ayuda, que se pueda dar el diálogo, el perdón, la reconciliación entre los padres o entre los hermanos.

Estas son sólo algunas pinceladas que se me ocurren, y para que sepáis como lo he vivido yo y por compartir una experiencia personal, os invito a leer mi antiguo post "Una de cocina", por cierto, la foto es de ayer mismo...

martes, 7 de octubre de 2008

TODO TIENE SU ORDEN


Llegó el otoño...caen la hojas, cae el ánimo...los días tan cortitos...las casas heladas sin calefacción, los niños con catarro...y los rincones del hogar, que al pasar más tiempo en casa empiezan a hacerse cada vez más evidentes...entre otras cosas, porque están a rebosar de cachivaches...

Ese es el "handicap" de vivir en un piso sin trastero y tener cuatro niños pequeños...

Reconozco que en cuanto a ropas...mi casa parece la aduana, porque nos vamos pasando de unas amigas a otras todo lo que podemos y así, de paso "aventamos" un poquito...luego está la amiga con buhardilla...también muy socorrida...y la casa de la sierra de mis padres, donde hago incursiones "fantasma" para que no me echen la bronca...y voy escondiendo estratégicamente mis pertenencias...

Hoy me he puesto a pensar en el matrimonio, y se me ha ocurrido mirarlo como las estaciones.

Siempre hay un momento en que entra el "agobio"...cae la hoja...cae el ánimo...se acumulan las cosas...hay que hacer cambio de armario...da un poco de pereza llegar a ese punto en el que vuelves a sacar el abrigo...y necesitas volver a poner el edredón...ya que la casa no está caldeada...Pero al final...lo haces, porque es necesario y se establece "cierto orden"...empieza una nueva etapa.

Y termina esa etapa...y bien equipados ya con el abrigo...es tiempo de abrigarse aún más para no coger "la gripe"...gorro, bufanda, guantes..."el frío te mantiene alerta...aunque si hace mucho, mucho...te entumece".

Al final...el invierno es largo y duro...pero tienes el optimismo de que llegará la primavera...

Empieza a hacer algunos días buenos, te entran ganas de volver a hacer planes...excursiones, paseos por el parque.... Es prodigioso observar como las cosas se renuevan...la vida despierta...empieza a haber más luz...

De aquí se pasa al verano...un tiempo en el que uno se puede relajar un poco más...normalmente se toman unos días de vacaciones, para disfrutar, estar juntos...Vuelve el calor...Se cogen fuerzas...energías...nos ponemos más guapos...


En el matrimonio, como en la vida, como en las estaciones...hay que estar ahí y querer hacer frente al día a día, sin perder el ánimo, viviendo cada momento como lo que es y sabiendo, que todo pasa y que por duro que pueda resultar, también es necesario para que las cosas sigan su curso, y además...cada momento tiene su peculiaridad y su belleza...tiene esos instantes que sólo se pueden dar en él.
Yo ya me he pertrechado para el otoño...¿Y vosotros, cómo lo lleváis?

lunes, 6 de octubre de 2008

LO RECOMIENDO


Creo que no soy la típica madre que apunta a sus hijos a miles de actividades en un intento de proyectar mis ansias frustradas...

No me preocupa si mis hijos aprenden piano o no...aunque yo no pude porque en casa no cabía.

No pierdo el sueño por si no juegan al tenis a lo Nadal o pintan como Picasso.

Es cierto que me encantaría que pudieran tener opción a practicar deporte, música, actividades culturales, etc...Como todo no es posible, intentamos seleccionar aquello que vemos que les atrae y que nos parece les puede aportar algo más que el mero capricho...

Voy a confesar, que en mi infancia, siempre quise ser Scout...mis padres no se lo plantearon, y no me causó ningún trauma...pero mi imaginación desbordante me hacía imaginarlos como el mismísimo Marco Polo o Livingston, corriendo aventuras sorprendentes con sus botas, mochilas y pañoletas.

Hace un par de años, nos enteramos de que había un grupo Scout en un colegio cerca de casa, en el de los niños no hay. Apuntamos al mayor...y el año pasado, al segundo.

Nosotros no sabíamos nada de los Scout, más allá de mis fantasías...sin embargo, en el tiempo que llevan allí mis hijos, han sido un descubrimiento para nosotros...sus valores, su positivismo, su dedicación.

No dejo de admirarme como el kraal (monitores) de los niños son jóvenes de entre 19 y 27 años, que se desviven por los chavales, todos los sábados de 10 a 12:30...más acampadas, excursiones...

Todo por amor al arte...y siempre, con la sonrisa en la cara y un ánimo descomunal. Son todos encantadores..."sanotes" diría yo...

Dedican su tiempo libre a los Scout y sacrifican muchas cosas, a pesar de que son jóvenes normales y corrientes, con sus estudios, novios/as, familias...

Ayer estuvimos de excursión con todos ellos...nuestro grupo celebra su 50 Aniversario; pertenece a la rama católica de los Scout; y tras una Eucaristía preparada por los niños, tuvimos una comida en la que todos compartimos nuestras "creaciones culinarias". Luego tuvimos unos actos propios del día...¡¡¡Fue genial!!!


Mis ansias de ser Scout han vuelto...jajaja...porque cuando estás allí y ves la alegría que tienen y los valores que viven e intentan transmitir...te entra envidia sana...si es que eso existe...

Nuestros hijos...que ven que nos encanta...han decidido hacernos el "chantaje emocional"...aunque allí, nos dicen los monitores que se lo pasan pipa y que disfrutan un montón, les cuesta salir del tren de la "comodidad" en el que todos estamos inmersos...y siempre refunfuñan antes de ir.

Cuando vuelven de las acampadas están como una seda...y ves que realmente aprenden a valorar las cosas más elementales...porque se fomenta, entre otras cosas, la austeridad y el sacrificio.

Es una ayuda para los hijos, pero también, para los padres.

Así que si vuestros hijos necesitan "salir del apoltronamiento urbanita" y del influjo de la "Game Boy"...os recomiendo mucho esta actividad...y os dejo unos links por si os interesa saber más del tema y así os animáis:





¿QUÉ ES EL ESCULTISMO?


BADEN POWEL