viernes, 19 de septiembre de 2008

UNA PEQUEÑA EXPERIENCIA

Quisiera despedir la semana contándoos una pequeña experiencia.

Hoy hace 15 años que falleció mi abuela Aurora.
Para mi es una persona muy importante en mi vida...digo "es", porque, aunque ya no está físicamente, ha intercedido tanto por mi y la he sentido cerca tantas veces después de su muerte, que tengo la absoluta certeza de que sigue aquí, aunque sea de otro modo.

De pequeña tuve el privilegio de poder pasar mis veranos junto a mis abuelos en su casa de la playa, soy la mayor de cuatro hermanos y mis padres, los dos médicos, me enviaban allí siempre un mes para que pudiera tener más vacaciones, ya que ellos tenían que trabajar.
Mi abuela era una persona de una profunda fe...a mí, en aquel tiempo, todas las cosas que ella me enseñó e intentó inculcarme, en sentido religioso...me parecían un tostón, sinceramente.
Siempre recuerdo que mis primas se "compadecían" de mi porque tenía que ir con ellos a misa a las 8 de la mañana, o rezar el rosario...o tantas cosas, que con 9 ó 10 años, no hacían otros niños.

Ahora, mirando para atrás, veo como todo aquello fue providencial, una semilla que quedó y que empezó a crecer cuando Dios quiso...y que ahora, viendo mi vida, sólo puedo agradecer y valorar.

Hace unos 6 años, yo estaba pasando por una crisis personal: mi marido y yo teníamos apuros económicos y dos hijos, yo no trabajaba fuera de casa y me sentía muy inútil por no poder "aportar" nada a nivel económico...había mucha tensión, en gran parte, por mi angustia...

Con mi carrera; Bellas Artes, sin experiencia profesional, 28 años y dos hijos pequeños; todas las opciones laborales a las que podía optar eran para mi absurdas...nome sentía capaz, ni de lo más sencillo...no veía...

Me pasé cuatro meses haciendo entrevistas en los sitios más tremendos, humillándome ante antiguos profesores que cuando acabé la carrera me ofrecieron trabajos estupendos que tuve que rechazar por estar embarazada o por tener niños..., en resumidas cuentas "mendigando" un trabajo de cualquier cosa que pudiera compatibilizar con la vida familiar...
Pero nada...no lo conseguía...no me contrataban en ningún sitio...

Me sentía terriblemente inútil...los problemas aumentaban, y en el matrimonio, todo esto, empezaba a hacer mella.

En esta situación nos preparábamos para ir a una convivencia que tenemos anualmente en el Valle de los Caídos.

Yo estaba muy nerviosa y se me complicaron las cosas mucho antes de ir...sin embargo, Dios preparó todo para que en el último momento pudiéramos hacer las maletas y acudir.

Yo no escuchaba nada...ni las catequesis...ni la Palabra...ni las experiencias....nada...Estaba en un desierto árido y no podía reaccionar...mi oído estaba completamente cerrado y además, no tenía tampoco la voluntad de abrirlo...sólo veía ante mi, un sin sentido...

"¿Por qué permites esto Dios mío?...nosotros hemos sido fieles, hemos intentado vivir según tú voluntad, nos hemos abierto a tener hijos, intentamos ser buenos cristianos...".
Me fui a dormir con esta angustia de no poder ver más allá de mí y mis problemas...era jueves.

Al día siguiente teníamos una Celebración Penitencial, después de Laudes nos dieron una catequesis que en algún punto, me tocó el corazón y sin saber por qué, tuve un presentimiento...

El presentimiento era tan fuerte, que casi se me presentó como una certeza, subí a mi habitación y cogí mi Biblia...decidí abrir una Palabra al azar y me salió La Anunciación...

Empecé a temblar...no podía creerlo...no quería ni pensarlo...

Volví a la sala y seguí escuchando todo lo que decían, lo que antes para mi era "silencio y oscuridad", empezaba a tener un sentido claro...cada palabra, era una confirmación.

Tras la Penitencial, fui a buscar a mi marido y le dije con mucha tranquilidad..."Estamos esperando otro hijo".

Mi marido se quedó blanco, pensó que me había vuelto loca..."No sabes nada, no puedes saberlo ahora...y es que además...es imposible... y con la que tenemos encima..."

"Estoy totalmente segura"

Y al volver a Madrid, se confirmó.

No voy a dar detalles de por qué aquello se escapaba totalmente a nuestra razón, físicamente, no es que fuera imposible, ya que nunca hemos usado métodos anticonceptivos y la "posibilidad" siempre está ahí...pero era una cosa, realmente difícil.

Obviamente, en aquella situación que atravesábamos, ni pensábamos en aquella posibilidad...se escapaba también a nuestros planes...un niño más...una responsabilidad más...

Todo parecía un gran absurdo que visto desde la más pura razón, no hacía más que confirmar que nuestra "crisis"...sólo se podría agravar.
Dios, sin embargo, a mi siempre me ha hablado muy clarito, con señales...porque soy dura de razón y de corazón...y aquella vez, no iba a ser menos...
Estando en la convivencia, una vez que me salió la lectura de La Anunciación y tuve la certeza de que aquello que narraba me decía..."también te anuncio una nueva vida dentro ti", me puse a hacer la "cuenta de la vieja" para ver en qué fecha me habría quedado embarazada...

Me salió el 19 de septiembre, tal día como hoy...y rápidamente, al ver la fecha...me acordé de mi abuela...y pensé que desde el Cielo, de algún modo, me confirmaba que esta "coincidencia", y este acontecimiento venían de Dios.

Luego fui al médico y me dijo que salía de cuentas el 13 de Junio (San Antonio).

Mi abuelo, el marido de mi abuela Aurora, se llamaba Antonio...aún vivía cuando sucedió esta historia, para mi era un signo más, y como era ya mayor; supe también, que esta nueva vida que surgía dentro de mi, también venía en su rescate y que pronto, se iría al Cielo con mi abuela...y así fue; el día de Reyes del año en que nació nuestro bebé...murió.

Aún tuve más certezas...una muy clara desde el principio: lo que estábamos esperando, sería seguro una niña...
Nada de esto tiene base cientifica ni explicación lógica...sin embargo; en el momento que supe que aquel embarazo venía de Dios...me entró una gran paz en el corazón...no sentí más el ansia de buscar trabajo y mi angustia, se desvaneció...

A los pocos días a mi marido le subieron el sueldo y recibimos una herencia inesperada...

A mi me llamaron para trabajar en Patrimonio Nacional...y, aunque ya no podía...sabía que era un detalle de Dios, que me decía..."no eres tan inútil...¿No ves cuanto te amo?"

La palabra favorita de mi abuela era "AURORA"...y así llamamos a la hija que nació, y no sólo por mi abuela...

¿Sabéis qué significa?

LA PRIMERA LUZ DEL DÍA...
Porque así fue...también, para nosotros.

En nuestra gran oscuridad...la primera luz y el regreso de la esperanza.
Hoy 19 de septiembre...me acuerdo especialmente de mi abuela.

19 comentarios:

Hilda dijo...

Querida Cris, para México hoy es un día triste por el terremoto de 1985, pero me alegra mucho saber que este día te recuerda a un ser querido tan especial.
Hermosa experiencia que demuestra lo sabio de "cuando más oscuro está, más pronto va a amanecer"

Gracias por compartirla. Un abrazo. Hilda

Irache dijo...

Siempre me sorprendes.
Ya sé porque tu encargo de Zaragoza me parecia tan especial.
Muchos besitos.

Por cierto, Aurora está guapisima en a foto.

Ana dijo...

Admiro (o envidio) a la gente que ha tenido una relación especial con sus abuelos. Yo no la tuve.

Pero al menos sí tengo, como vos, un ángel guardián que me cuida desde el cielo, y me han pasado en menos de un año muchas de esas historias en las que siento que realmente me está cuidando.

Luis y Mª Jesús dijo...

Querida Cris:
Muchísimas felicidades. Desde el cielo las dos Auroras brillan para vosotros.
Un besazo
María Jesús

Luis y Mª Jesús dijo...

me ha dicho Mª Jesus que lea tu entrada... y he disfrutado un montón

Margarinxi dijo...

Cris, impresionante tu relato. dios te quiere mucho.A veces no se le entiende y hay que mirar las cosas cuando ya han pasado y asi las entendemos mejor.Besos

ave fénix dijo...

Cris , me ha encantado tu forma de relatarlo, tu hija es preciosa, mis felicitaciones por ser como eres....

Besitos.

lojeda dijo...

Cris, vaya historia bonita. De verdad que se ve la mano de Dios, y se ve el premio que Él da a los que tienen fe y confían en su providencia.
Yo pienso que las crisis que hay ahora, es por no confiar en Dios.
Imagínate que te hubieras desesperado y no hubieras tenido esa paz que da la confianza y la fe.
Me ha encantado, de verdad, y es una buena lección para acordarnos de ella
cuando nuestra fuerzas se vengan abajo.
Gracias por compartir esta bonita experiencia con todos nosotros.
Un besazo y buen finde

j.a.varela dijo...

Muy bueno tu relato. Tiene "tela".

j.a.v.

CRIS dijo...

¿Qué deciros?

Sólo puedo dar gracias a Dios por hablarme tan claro, por conocerme, por no escandalizarse de mi, de mi debilidad...

Esta experiencia es una muy importante, pero no la única, la comparto de corazón con vosotros y espero que si alguna vez estáis en esa angustia, oscuridad y temor, quizá os acordéis de la palabra AURORA...y no perdáis la esperanza.

Gracias por vuestro cariño en las palabras...me considero muy afortunada de tener estos "comentaristas tan de lujo"...jajaja

miguel angel dijo...

hola

les quiero invitar a ABBA, revista de teología católica. espero la visiten y externen sus comentarios.

www.abbaonline.es.tl

+Sergio dijo...

Cris.. MUCHISIMAS GRACIAS, por comentarnos tu relato, das luz y haces mucho bien.

Como Dios es verdad absoluta, y existe de veras, en sus valores espirituales se nos manifiesta, Él, en su infinito AMOR lo sanea todo.

Yo estaba perdiendo la fe, alejándome cada vez mas, con amistades que negaban la divinidad de Dios, yo siempre decía soy una persona abierta, si alguien me demuestra que algo es verdad auténtica cambio de pensamiento.

Vaya si pasó.. Dios permitió que por mi mismo viese la claridad.. aunque estaba a mi lado, me dejó que experimentase un grave problema espiritual.. y cuando ya, tiré la toalla, y me abandoné a Dios, le pedí que debía de hacer.. y en mi gran pozo donde me encontraba, que veía solo un gran milagro para salir.. me respondió: Toma la eucaristía, así de simple.. yo que no la tomaba desde la 1 comunión o alguna rara vez después.. incluso me mostró la iglesia donde debía ir de mi ciudad, y era "casualmente" la que por horarios de trabajo y família me iba perfecta. Dios siempre quiere nuestro bien y nos facilita el camino.. desde ese entonces que mi fe ya fué 100% he ido leyendo, estudiando la bíblia, el catecismo.. vidas de santos, donde veo la mano de Dios en tantas cosas, y disfruto de una vida mas plena que antes, sé que puedo confiar en Él, plenamente. Le hice unas promesas que cumplo, y como hace Él.. de muchas maneras, va indicando el camino, el mejor camino de la verdad y la vida.

Quiero añadirte este enlace a un post que escribí en abril, es sobre una joven que estuvo muerta y dialogó con Jesús, volvió y ha escrito tres libros es: Olga Bejano.

Dios "habla de muchas maneras" a nuestro corazón, y siempre invita a la conversión sincera.

Te adjunto un enlace a mi último video publicado en youtube, que Dios te/os bendiga y lo disfrutes7eis todos.

Beato Clemens August von Galen

De lo que he comentado de mi experiéncia personal, hace ya 4 años.

CRIS dijo...

Gracias a tí también Sergio.

Para mi, la experiencia personal, siempre es lo más valioso...

Un abrazo, visitaré los enlaces.

porlafamiliaporlavida dijo...

Jolín Cris, que historia tan preciosa, que testimonio, gracias por compartirlo, muchas gracias, me ha hecho pensar y mucho. Me gustaría regalarte un pequeño detalle, está en mi blog.

http://porlafamiliaporlavida.wordpress.com/2008/09/23/las-flores-de-papa/

Luisa dijo...

LLego tarde porque hoy es 24,por cierto felicidades a todas las MERCEDES, pero a lo que voy. Es una historia muy bonita y me da mucha alegría leerte-la.¿Dura de corazón? parece que no tanto...
Besossssssssssssss

Falsagotica dijo...

Vengo por Sergio, y me ha encantado tu historia, Dios es maravilloso y les encantan los bebes, a mí me dio la conversión meses después de tener a mi hija.

Besoss.

Guerrera de la Luz dijo...

Qué fuerte Cris!

Impone mucho cuando Dios habla tan clarito...

Bonito testimonio, gracias por compartirlo.

Gloria al Señor.

JORGE dijo...

Apreciada en Cristo Cris,

Como siempre sostengo, los niños son una bendición, lo que pasa es que nuestra poca fe, a veces hace que pensemos lo contrario, porque el mundo nos hace pensar eso, y porque quiere que confiemos en nosotrso mismos y no en Dios. Lógicamente, sin Dios todo será imposible, pero con Dios, todo es posible a pesar de nuestras debilidades, pues nos basta con su fuerza.

Gracias por compartirnos tu testimonio, que no es el único, pues hay muchos casos en donde se evidencia que con cada hijo, la providencia de Dios se hace patente, y brinda lo necesario para atenderlo.

Gracias y que Dios bendiga tu hogar

Desire dijo...

cRIS que linda experiencia, has tenido con tu hija y la forma en que esta fue anunciada, siempre dicen que los hijos vienen con un pan bajo el brazo y esta preciosa hasta trajo una herencia!
Felicidades me ha conmovido mucho...