jueves, 18 de septiembre de 2008

TRASTOS VIEJOS

Ayer tuve que venir a trabajar un rato por la tarde, salí de la oficina a las 9 y era tercer miércoles de mes, que es cuando en mi barrio hacen la "recogida de muebles y trastos viejos" que la gente saca a la calle.

Acababa de leer el último post de "Guerrera de la Luz" y los comentarios a mi post de ayer; y viendo todos esos trastos que se amontonaban en la acera pensé en cómo la sociedad de hoy, muchos jóvenes, niños y personas de todo tipo...se asemejaban a esos objetos.

Pensaba en la vida de toda persona; que surge en un lugar determinado...con un valor determinado...en un momento concreto.

Al principio es nueva, aún por formar, con todo su potencial y su belleza...la mayoría son "deseadas"...y queridas por quienes se beneficiarán o gozarán de su existencia.

Pero pasa el tiempo...y muchas de esas vidas, poco a poco, se van desgastando...o se estropean porque se hace mal uso de ellas...o simplemente, llega un momento, que para los demás no significan nada.

Esas vidas son como objetos...valiosos en sí mismos, pero dependientes del entorno que les rodee.
Del amor con qué se las trate...

Pienso en tantas personas a quienes la vida no les ha dado la oportunidad de significar algo lo suficientemente importante para los demás..., las vidas que han quedado truncadas por los avatares del día a día, las vidas que surgieron pero fueron arrinconadas por distintos motivos sin tener nunca un valor ni posibilidades de crecer, las vidas que simplemente son desechadas por la sociedad en un momento dado...o las vidas que son manipuladas y corrompidas por intereses económicos, políticos o de cualquier tipo.

Miraba todos esos trastos viejos, esperando a que el camión de recogida los llevase a algún lugar...quizá un vertedero...quizá una planta de reciclaje...porque se habían convertido en despojos...en algo "no deseado".

Pensaba en las personas que pasábamos por la calle mirando aquellas cosas, sin poder hacernos cargo de ellas...o simplemente, indiferentes...

Y sobre todo pensaba en esa persona...que pasa, recoge uno de esos objetos y donde los demás sólo ven un despojo...ella ve algo maravilloso...

Y pienso que esa persona es Dios...que nunca nos deja tirados...siempre nos da otra oportunidad...siempre nos recoge, nos mira con ojos de misericordia y siempre, siempre, crea algo nuevo con nosotros.

Y pienso...¡ Qué afortunados somos de poder ser amados así...sin importar cómo somos, cómo estamos, lo que hemos sido, lo que seremos...!

En cada instante...criaturas nuevas. En cada vida...una esperanza.

7 comentarios:

Luis y Mª Jesús dijo...

Ayer llamó nuestra hija Carmen desde la India; comentaba que el mayor dolor ver personas solas durmiendo en las calles mojadas por la lluvia... Me recordó una cita de un filósofo que guardo en un archivo para revisarla cada poco e incorporarla a mi vida
“El modo como la identidad de cada hombre reclama ser real para los demás es la aceptación. Para ser capaz de aceptar al otro, hace falta seguramente experimentar inmediatamente la identidad del otro, es decir, sentir amor y haber amado. El resto se llama fidelidad. La forma elemental de semejante experiencia «absoluta» de la realidad es la mirada del otro, que se cruza con la mía. Soy mirado. Cuando esta mirada no es objetivadora, escrutadora, devaluadora o meramente codiciosa, sino encuentro con la propia mirada en reciprocidad, se constituye para la vivencia de ambas lo que llamamos ser personal. Sólo en plural hay personas"
Perdona la extensión pero quería compartir esta reflexión contigo.
Un abrazo
María Jesús

carlos dijo...

Yo creo que muy pocas personas pasan indfiententes por la vida, todos dejamos alguna huella, por pequeña que sea, en el corazón de alguien y es por todo eso por lo que la vida merece la pena.

martha dijo...

Venía a darte mi nueva dirección y me encuentro con un post que a parte de ser muy bonito me viene como anillo al dedo.

Hacía tiempo que no pasaba por aquí, y como siempre, cuando paso aprendo algo.

Gracias.

Por cierto, mi dirección...

miralocomoquieras.blogspot.com

amor es libertad dijo...

la fe, la esperanza, al optimismo, transmiten vida y libertad porque son fuerza de vida y de libertad

un beso

Luisa dijo...

También hay poesía en la prosa.Hoy lo has hecho.

Ana dijo...

Lindo post, me encantó. Ahora, la gente para qué saca los trastos a la calle? Para que lo lleven los que necesitan?

CRIS dijo...

Jajaja...Ana, yo, en mi caso...los saco antes de que nos saquen ellos a nosotros,es un servicio gratuíto del Ayuntamiento, que te evita tener que llevarlos tú a algún lado y evita que la gente llene de trastos la calle todos los días.

MªJesús, como siempre, buena reflexión...te hace pensar.

Carlos, bienvenido a mi blog, en parte puedo estar de acuerdo con tu comentario, pero no todo el mundo cree que las vidas ajenas merecen la pena, si no, no existirían tantas injusticias...yo creo que es una triste realidad, pero es así.

Martha, tomo nota...un beso enorme.

Luisa...me ha hecho mucha gracia tú comentario...supongo que es la vena bohemia...está en mi subconsciente...

Besos a todos