viernes, 8 de agosto de 2008

ATERRIZANDO

Ultimamente como dicen mis conocidos, en el blog estoy yo "en estado puro", vuestros comentarios lo dicen todo...y es que cuando me pongo me pongo.

Hoy es un día un poco especial...tengo "jet lag" y eso que no me he ido de viaje.

Lo que sí es verdad es que he hecho un vuelo, un vuelo breve pero intenso, ni siquiera diría yo que ha sido un viaje, ha sido simplemente montar en avión, volar, aterrizar...

Y es que yo soy así, impulsiva, intuitiva...me dejo llevar y guíar por el corazón que es muy mal consejero y precisamente por mi debilidad Dios me permite ver y experimentar cosas que me hablan claramente, sin tapujos...porque quizá mi fe es tan pequeña que no sé entender de otra forma.

La verdad es que a veces vuelas y parece que allí arriba, entre las nubes, te olvidas de las cosas, sales de realidad, de tu vida...y no piensas siquiera que has de volver. Pero Dios, que me quiere con locura, que me observa; me deja libre para hacer ese viaje...y por suerte, nunca levanta su mano de mi cabeza.

En un momento del viaje, de ensoñación, de evasión, de fuga...siempre pone algo que abre mis ojos, siempre.

Y los ojos se abren justo a tiempo de ver la pista de aterrizaje...de sentir el miedo a que el piloto falle, a que algo salga mal como en las pelis...y no me gusta esa sensación, preferiría pasar sin ella...pero al final, cuando aterrizo, siempre suspiro y doy gracias, porque vuelvo a casa.

En toda experiencia Dios da una oportunidad para amar y ser amado...y sí se descubre, a pesar de los sufrimientos, se encuentra un sentido, una alegría, una misión concreta para tí y para los demás...que no es otra cosa, que el mismo Amor.

8 comentarios:

amor y libertad dijo...

espero que haya sido un vuelo agradable, de verdad

un abrazo

Ana dijo...

Son momentos, y hay que vivirlos...
Feliz fin de semana!

ANAROSKI dijo...

Querida Cris:

Por lo que dices te pareces mucho a mi en el carácter, yo también soy muy intuitiva y muy impulsiva, de pequeña mi madre pensaba que tenía mellizas en vez de una niña, ahora intento canalizar mi vitalidad en mis hijas, mi marido, y mi trabajo.

Un abrazo.

Desde el sur.

lojeda dijo...

Ya somos tres. Yo me muevo por el instinto y por impulsos, pero creo que es bueno. A mi me funciona.
Lo mejor en esta vida es conocerse a uno mismo y saber como se es en realidad, sin tratar de justificar nuestros defectos y nuestras acciones, y así uno funciona con la cara descubierta y sin tapujos ante la gente.
Volar alto o bucear en lo más hondo de nuestro ser para vernos tal y como somos, nos hace que no nos llevemos sorpresas en nuestras reacciones ante cualquier situación.
Besos

CRIS dijo...

Esa es la emoción de la vida, que nada es lineal.

Ya he dicho alguna vez que Dios es el artista más creativo que conozco...nosotros empeñados en "aburguesarnos"...y él de cualquier cosa, crea algo nuevo.

Besos a todos

Hilda dijo...

je je, con que en verdad no estrelles el avión todo está bien!!
Yo también vuelo y siempre le pido a Dios que no lo estrelle porque hay como soy buena para cometer errores!!

Saludos. Hilda

luis dijo...

Querida Cris:
Yo no entiendo a las personas que en sus vacaciones optan por aventuras de supervivencia. A mi me sobra con la vida ordinaria, que cada día me obsequia con aventuras alucinantes al límite de mi resistencia, que casi siempre terminan con un aterrizaje, mas o menos suave, pero feliz. Eso si de piloto desde tiempo ya casi inmemorial llevo siempre a Luis y frecuentemente de pasajeros a muchos niños.
Un abrazo
María Jesús

Yasser dijo...

Hola Crys, pasé por aquí, te llegó mi correo?

saludos