martes, 10 de junio de 2008

EN LO PROFUNDO...


El corazón es cómo un laberinto...cuando creo conocerme me encuentro un sentimiento, una sensación, un pensamiento nuevo, algo aún no reconocido...a veces es positivo, a veces es negativo.

Todo empezó aquella vez, hace tiempo...hice algo cargada de razón...y lo imprevisto de la situación me superó, me sumergió en lo profundo de mi ser, me despojó de la careta, me vi de un modo incomprensible para mi...en la profunda y silenciosa realidad...y no lo acepté.

Aquella experiencia fue el inicio de mi madurez...y me puso rumbo a un viaje que nunca hubiera imaginado.

Ese viaje aún no ha acabado y muchas heridas siguen abiertas...sólo puedo tener fe en que llegará el momento, ese momento en que me encuentre con aquellos a quienes hice daño y me hicieron sufrir...aunque me salvaron. Sé que Dios me lo concederá cuando esté preparada...y pueda pedir perdón.

Hoy, en algún momento...me he vuelto a conocer un poco más, y por eso comparto este pensamiento.

6 comentarios:

j.a.varela dijo...

Siempre gananciosos los que te visitamos.

Desde Montevideo,

j.a.v.

CRIS dijo...

Gracias j.a.
Como siempre digo...es un lujo que alguien te lea y aprecie lo que quieres transmitir.
Salduos

Martha dijo...

El corazón, nuestro gran aliado y a veces el peor consejero...

La eterna batalla, razón - corazón.

Los sentimientos vienen y van a su antojo; ¿hay que hacer siempre lo que ellos pretenden?

Entiendo que no, pero..., qué difícil es en algunas ocasiones.

ave fénix dijo...

Se sufre mucho cuando medias con la razón y quieres parar a tu corazón, entiendes que hay cosas que no pueden ser, hay que ser coherente y hacer siempre el bien , pero amiga , cuando el corazón se apodera hasta de la razón , pierdes el sentido del bien , el sentido de la razón se desvanece y lo bueno ya no te parece tan bueno y lo malo , pues tampoco tan malo, entoces hay una lucha diaria hasta que consigues olvidar aquello que te hace sufrir y no te deja vivir en paz....
tienes razón en que cuando estaras preparada podras hacerte y hacerle el regalo de acercarte a esa persona y decirle que lo sientes de corazón, yo pude hacerlo, pero jamás recibí respuesta, espero que cuando llege el momento suyo puedan hacer lo mismo,no por mí, yo le perdoné,por esa persona, al hacerlo se sentira mejor...

Ave Fenice dijo...

Las heridas no sanan solas... hay que llenarnos de amor...

CRIS dijo...

Hay cosas que ya quedan muy atrás en el tiempo...y que viéndolas...sé que fueron necesarias.

Lo que ocurre es que a veces, es inevitable acordarse de ellas y querer retroceder para poder actuar de otra forma.

Otras veces, simplemente...me viene un pensamiento o tengo una reacción que a mi misma me sorprende, y me hace descubrir algo de mí, desconocido.

Eso...me hace crecer, aunque también, me hace sufrir.

Entonces soy consciente de mi debilidad y de lo mucho que necesito a Dios y rápidamente me viene el agradecimiento por la cantidad de "armas" que tengo para combatir y por ser consciente de ello.