miércoles, 23 de abril de 2008

LA ESPERANZA NUNCA DEFRAUDA

Esta frase tan tonta que es la protagonista de mi blog...si se piensa un poco, encierra una de las más grandes verdades con las que nos podemos encontrar, es de hecho "irrebatible".

Vivimos en el mundo de lo inmediato...todos queremos conseguir las cosas ya...que se nos resuelvan los problemas ya...poder tomar decisiones ya...comprender las cosas ya...

Esto, como nos resulta imposible, porque no está en nosotros el poder conseguirlo, lo único que nos provoca es estrés, angustia y desesperación...y si las situaciones se prolongan en el tiempo, dependiendo de la gravedad del tema, quizá cosas peores, como falta de ganas de vivir o desconfianza hacia todo lo que nos rodea, con las consecuencias lógicas que esto puede conllevar; suicidio, agnosticismo, violencia, etc.

El hombre es un ser "religioso" por naturaleza...a lo largo de los siglos se ha intentado asesinar tantas veces a Dios...que ahora, mucha gente, está desorientada. No hay que confundir "religiosidad" con fe...sin embargo, ambos conceptos tienen algo en común, la "ESPERANZA".

Hay cosas que no pueden ser entendidas si no se miran bajo el prisma de la "ESPERANZA"..., precisamente, porque sólo en ella...el hombre puede sentir, que aún no se ha perdido todo...que queda algo en lo que sostenerse.

¿Cómo se puede tener ESPERANZA?

Primeramente, sabiendo, que "existe" y en segundo lugar "deseando tenerla".

Mi experiencia personal es que "tener esperanza", salva.

Con esperanza, puedes ver como muchas cosas imposibles se resuelven, quizá no del modo esperado...pero se resuelven.

Con la esperanza puedes ver como muchas cosas sin sentido, con el paso del tiempo, se disciernen.

Con esperanza se puede tener fé y afrontar el día a día... el mañana.

Con esperanza aprendemos a valorarnos y tener paciencia con nuestras debilidades.

Pienso en todas aquellas cosas que van surgiendo a mi alrededor y que no puedo resolver, ni siquiera prevér...y solo puedo aceptarlas con "esperanza"

Porque... "LA ESPERANZA, NUNCA DEFRAUDA".

6 comentarios:

KarlanKas dijo...

Estupendo punto de reflexión, Cris. La esperanza para mí es como cuando estás en una aglomeración de gente, oyes chistar a alguien, miras para atrás y ves que te chistan a tí y quien te chista es alguien muy querido. La esperanza es el momento en que miras (pensando que no te chistan a tí y que aunque te chisten a tí no vas a ver a nadie entre tanta gente) y descubres que esa llamada es para tí y que te sonríe quien te chista. En ese momento te olvidas de la sensación desagradable de la aglomeración. ¿Dejas de estar en una aglomeración de gente? No, pero ya estás de forma distinta.

Un beso muy muy fuerte a la familia de lobos!

Catalina dijo...

Esperar con confianza, como un niño pequeño en brazos de su madre, que no teme nada, nada. Ánimo con el blog.

CRIS dijo...

Gracias Carlos y Catalina

Es verdad que muchas veces el temor no nos deja avanzar.
Sin embargo, esperar con "esperanza" siempre nos ayuda a dar el primer paso...y sobre todo a tener paz; la paz del niño en brazos de su madre o del encuentro con una mirada amiga en medio de la multitud.

Hilda dijo...

Lindo post, buena explicación.
Coincido con muchas cosas.
Me gustó esta: Con esperanza se puede tener fé y afrontar el día a día... el mañana.

Totalmente cierto, gracias por recordarlo, son cosas que a veces olvidamos por nuestras preocupaciones.

Saludos desde México. Hilda

Hilda dijo...

Ah también me gustaron mucho estas:
Con esperanza, puedes ver como muchas cosas imposibles se resuelven, quizá no del modo esperado...pero se resuelven.
Con la esperanza puedes ver como muchas cosas sin sentido, con el paso del tiempo, se disciernen.

Me recuerdan una frase que decimos mucho en mi país: cuando más oscuro está, más pronto va a amanecer.
Y tienes razón, todo se resuelve aunque no sea de la forma que deseamos pero sí de la forma más adecuada.
Nuevamente gracias por recordarnos estos hermosos conceptos.

Hilda

CRIS dijo...

Hilda...mil gracias de nuevo.