jueves, 3 de julio de 2008

LA FORTALEZA DE LA FE

Hoy he amanecido con una noticia que me ha llenado de alegría: La liberación de Ingrid Bethancourt tras 6 años de cautiverio por parte de la guerrilla colombiana.

Recuerdo hace unos meses cómo sus familiares aparecían en los medios haciendo llamamientos desdesperados debido a su preocupante estado de salud; y cómo trascendía una carta en la que Ingrid, al borde de la desesperación se sentía cercana a la muerte...cansada de luchar.

A mi me movió el corazón y me impactó terriblemente ver su sufrimiento y su angustia, pensar en su familia...en su madre...

Estoy segura de que igual que me ocurrió a mi, le ocurrió a muchísima gente. A veces, vivimos tan metidos en nuestra burbuja particular que no nos "acordamos" de mirar todo lo que nos rodea...hasta que la realidad, como un buen puñetazo, nos saca del letargo y nos abre los ojos.

Cuantas oraciones...cuanta fe puesta en que Ingrid fuese liberadad y pudiera resistir en medio de aquella jungla.

A día de hoy y después de leer los detalles de su liberación y su testimonio impresionante, no puedo más que sentir una profunda alegría y constatar, una vez más, que el Señor escucha y salva.

Os dejo algunas de sus palabras en su comparecia tras la liberación y también el testimonio que quiso dar ante el mundo entero, yo...me callo...porque escuchándola a ella...todo sobra, juzgad vosotros, a mi me admira y me da un gran ejemplo.

"He imaginado este momento tantas veces y agradezco a mi mamá por sus oraciones"

"Pero antes le quiero dar gracias a Dios, a todos los que a través de sus oraciones pensaron en mi. A todos los que tuvieron compasión por los que estábamos secuestrados. Esto ha sido un milagro de Dios".

"Contó que sintió mucha lástima cuando en el helicóptero que los rescató vio tendido en el suelo y con los ojos vendados al jefe guerrillero que los vigiló durante más de cuatro años, y a quien definió como "tan cruel, tan humillante, tan déspota".

Tras su larga comparecencia, la ex candidata presidencial se hincó de rodillas en el suelo del aeropuerto junto a su madre. Ambas, antes los mandos militares y la prensa de todo el mundo, miraron hacia el cielo y comenzaron a rezar en voz alta."

2 comentarios:

luis dijo...

Si que impresiona el testimonio... y anima. Saludos desde León, ahora que se acercan las vacaciones

CRIS dijo...

Pues si...anima mucho...sobre todo porque cómo ahora nos quieren encerrar en el arcón, seguro que a los politiquillos progres y ateos les ha fastidiado tanta claridad...la pena, es que en el fondo, no entienden nada...

Bueno, espero que, al igual que a mi me interroga interiormente, a ellos también les llegue ese enorme testimonio y ¿Quién sabe? A lo mejor el milagro no es sólo su liberación

Un abrazo