martes, 8 de julio de 2008

ESTADOS DE ÁNIMO

Hay días en que las cosas no se ven del todo claras; no me refiero a dudas existenciales sino a pensamientos, circunstancias...realidades.

Sin saber por qué, te levantas con el pie torcido o en el momento menos apropiado, cuando estás soñando con aquella cosa fantástica y liberadora...y de pronto...¡zas! se rompe...y la cabeza amanece nublada.

Quizá es el verano, el agobio de la gran ciudad recalentada...las tardes eternas luchando con innumerables cosas inacabadas, pendientes, que surgen...y, sin embargo, interiormente siento un agotamiento profundo y pocas ganas de ponerme a ellas...y pasan los días y se acumulan y tengo la sensación de estar perdiendo el tiempo, miles de horas.
¡Me enfada tanto esta sensación!

No encuentro ninguna explicación racional que me diga..."Estás así por esto...o por lo otro"...no, la verdad es que ni idea...supongo que es una suma de pequeños granos de arroz.
Sólo sé que tengo pocas ganas de hacer cosas...y que los acontecimientos se me hacen un mundo, y en el fondo, aunque sé que no es cierto, me invade el sentimiento de estar "sola ante el peligro".

Me entran ganas de huir a algún sitio...aunque sea un rato...pero sé que eso no arreglaría nada, incluso lo empeoraría, porque estaría dándole vueltas a las cosas, machacando lo mismo una y otra vez.
Ya sé que está ahí la fe...la oración...digamos, simplemente, que un mal día lo tiene cualquiera...Que al final, todos somos de carne y hueso... ¿Alguien tiene la medicina?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,

Me gustaría sugerir la colocación del sitio http://infantiles.juegosdel.com en la sección de enlaces.

Muchas gracias

amor y libertad dijo...

yo me vuelco aquí en los blogs, que es un mundo infinito y da frutos de muchísimas maneras


muchísimo ánimo, escribir ayuda, si te soy útil aquí estoy para que te sientas mejor

un abrazo

CRIS dijo...

Gracias

La verdad es que sí ayuda...aunque me gusta escribir siempre cosas "en positivo"...de vez en cuando, hay que humanizar un poco el blog...si no, me resultaría artificial...

Os leo a todos...y eso siempre hace ver las cosas de forma distinta...y te alegra un mal día.

Un abrazo

ave fénix dijo...

Cris , lo mismo te digo , aqui estamos para lo que haga falta....

La medicina, siempre es esperar y confiar, seguro mañana será diferente y si no mañana , pues el proximo, tomatelo con calma y veras que todo tiene remedio hasta los dias malos de repente se vuelven buenos y se arreglan :),
No estamos sólos ¿no? aunque a veces tardamos en oir su voz....

Animo guapa y besitos.

Laura de Nava dijo...

Soltar!!! Esa es la medicina, soltarlo todo por unos instantes y dejar que Dios lo tome, abandonarse, saberse nada y luego ser levantado por su gracia. Humildad y fe confiada. Un abrazo.

Tati dijo...

No, no la tengo pero si la encontrás mandamela.

Muy lindo blog.
Espero volver.

Saludos

lojeda dijo...

Lo mejor en esos momentos es parar. Ver porqué estamos así. Analizar la situación y ver si tiene solución el agobio. Después con calma tirar para adelante, cambiar el humor, y mirar al cielo y rezar. Desde ALLÍ te llegará la respuesta.
Gracias por tu comentario el el blog. Me alegro compartir nombre con tu madre. Mi madre también era Lourdes, y lo llevo con mucho orgullo.
Un abrazo y no te agobies.

JORGE dijo...

Hola,

Yo opino que hay que saber diferenciar las cosas pasajeras de las eternas, y depositar nuestra esperanza en las eternas, no en las pasajeras, porque estas al extinguirse nos dejan un vacío, y si las hemos puesto como base de nuestro edificio de la vida, pues lo vamos a pasar realmente mal.

Gracias y bendiciones

CRIS dijo...

Eso es cierto Jorge...sin embargo, muchas veces no tienes la fuerza, o la capacidad para hacer frente con esa óptica el día a día.

Se supone que "estamos en ello"...pero hasta los grandes santos tuvieron sus dudas, sus noches oscuras.

Yo creo que, un mal día, lo puede tener cualquiera...yo, cuando me ocurre, intento mirarlo desde fuera y pensar, exactamente, eso que tu dices. Siempre hay algo que te pone en tu realidad, que te hace ver dónde está lo importante...

Pero a veces, no llelga rápidamente y también hay que saber esperar...

Un abrazo