miércoles, 14 de mayo de 2008

LA FAMILIA (III)

Mañana es San Isidro...fiesta en Madrid.

Se cumplen diez años de la fecha de mi boda...es mucho, pero se ha pasado volando.

Recuerdo que un día estábamos viendo el video de la boda en casa y uno de mis hermanos, que no es muy religioso, me dijo en el momento de la "Promesa": "¿De verdad eras consciente y aceptabas todo eso que estabas diciendo?"

"Si, claro", dije yo...sin embargo, pensando más detenidamente, creo, el quiz de la cuestión no es tanto "ser consciente de lo que estás diciendo", sino creer que eso es posible y confiar en que así va a ser...porque luego, una vez que empiezas la vida matrimonial...adaptarte y aterrizar en tu nueva realidad, lleva un tiempo, y por muy consciente que seas...las cosas nunca son como te las imaginas.

Yo era consciente de que me estaba casando con la persona que quería, era consciente de que Dios nos había juntado en el camino, era consciente de que quería que nuestra unión fuera en el seno de la Iglesia y era consciente de que este sacramento llevaba implícita una "Alianza" de Dios con nosotros...que me hacía tener una gran confianza en que Él iba a estar en medio y nos iba a ayudar en todo momento.

A diez años vista...puedo decir que TODO se ha cumplido. La Iglesia siempre ha estado allí guiándonos y ayudándonos, Jesucristo se ha hecho presente en muchos momentos de sufrimiento, duda y dificultad..., Dios nos ha bendecido con 4 hijos (de momento) y nos ayuda día a día a educarles y transmitirles la fe. La Virgen María me ha iluminado mi vocación de madre y esposa...porque su ejemplo siempre me da ánimos y me invita a pedirle ayuda.

Yo sé, que si no se tiene fe, esto es difícil de entender...y de creer, pero espero que nuestro testimonio y nuestra felicidad ayude a muchas personas a ver que "casarse por la Iglesia" no es un decorado o una foto bonita, sino algo mucho más profundo y verdadero, que te concede una "Gracia" especial y que, aunque en lo humano, todos somos iguales y tenemos las mismas dificultades...siempre tenemos un "plus", que es saber que nuestra "casa" está fundada sobre Roca y que, cuando nosotros no podemos...Jesucristo está en medio y nos asiste.

Hoy día muchos, muchísimos matrimonios se rompen a la primera de cambio, la gente "no tiene interés en casarse"...aún menos por la Iglesia, y se intentan imponer nuevos modelos de "familias" como alternativa a tantos fracasos.

Yo animo a todos aquellos que estén pensando en casarse y tengan dudas, a que no se desanimen y que crean que el matrimonio en la Iglesia es una verdadera ayuda y bendición, si se abraza desde lo profundo de su significado y se vive desde la fe.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola cari, sólo escribo para decirte que te leo y que me encanta igual que cuando me enviabas cartas de 7 folios cuando eramos pequeñas...mañana me acordaré de vosotros...también llovía pero bien....

Un besi,
Fabi.

CRIS dijo...

¡¡¡Qué ilusión tu mensaje!!! Esto sí que no me lo esperaba.
Siempre da alegría que alguien te lea...jajaja.
Gracias por decirme que te gusta lo que escribo, sólo espero que os sirva ahora o en algún momento de vuestra vida.
Un abrazo a esa familia tan estupenda. Y a ti un beso, con todo el cariño.

Hilda dijo...

Cris, muy buen post. Me encantó aquello de que: "el quiz de la cuestión no es tanto "ser consciente de lo que estás diciendo", sino creer que eso es posible y confiar en que así va a ser"
Coincido totalmente, si no haces las cosas convencida y con fe, el fracaso ronda a cada momento.

Y es cierto, mucha gente no tiene interés en casarse, es por eso que testimonios de vida como el tuyo son los que hacen que la gente recuperemos o mantengamos la fe en el matrimonio.
Yo siempre he querido casarme y por la iglesia. No ha llegado la pareja correcta y no sé si lo haga.
Pero a pesar de eso, creo que el matrimonio es el más lindo reto que tiene el ser humano, porque amamos a otro humano, igual de imperfecto que nosotros y aprendemos a amar a Dios en otro ser. Y esa sí que es toda una aventura.
Felicitaciones por esos 10 años, que sean muchos más, que su unión lo siga siendo, hasta que efectivamente, solo la muerte los separe.

Con mis mejores deseos y felicitaciones. Hilda

ave fénix dijo...

Felicidades....:)
Un beso a ambos.

Martha dijo...

¡Felicidades en vuestro aniversario! Espero que hayáis pasado un día muy bueno.
Genial esta entrada, de veras, xapeau!

Un abrazo.
Martha.

CRIS dijo...

Gracias a todas...
He pasado unos días de descanso junto con otros 2 matrimonios en casa de unos amigos. El matrimonio anfitrion ha sido tan espléndido y el entorno tan bonito, en mitad del campo, rodeados de naturaleza y de paz..., que ha resultado un verdadero regalo. Ahora, a por los 15 años...Bodas de Bronce. Un abrazo

Exnume dijo...

La verdad es que me llena de gozo ver que aún quedan personas que se ilusionan con cumplir años en su Matrimonio. Ojalá cada vez seamos más.
un saludo

Yasser dijo...

Hermoso testimonio

Anibal dijo...

Muchas felicidades Cris a tí y a tu marido, que cumplais otros diez y diez más.....

CRIS dijo...

Muchísimas gracias a todos, me encanta que hayáis leído este post tan personal, espero poder seguir escribiendo y contandoos las cosas que pienso y que me ocurren...por si alguien le pueden servir...y porque es lo que tengo.
Un abrazo

Martha dijo...

Te animo a que sigas escribiendo, siempre se puede aprender algo de los demás y tu blog es muy bueno.

Un abrazo.
Martha.

JORGE dijo...

Hola,

Felicitaciones por el blog.

El Matrimonio, humanamente... es imposible. Para eso necesitamos la presencia de Dios: en vivir los sacramentos (la reconciliación, la eucarístía, y el mismo sacramento del Matrimonio), entronizar a Jesús en nuestro hogar, y pedir el Auxilio de María.

Si pretendemos llevar nuestro matrimonio sólo con nuestras debilidades, es muy poco lo que podemos hacer. No desperdiciemos el amor de Dios, solo basta decirle que sí, y demostrarlo con nuestra vida.

Bendiciones

CRIS dijo...

En mi experiencia personal no puedo más que estar totalmente de acuerdo contigo Jorge.
Mucha gente no lo vive así y no lo entiende...y muchos me dicen que ellos no necesitan a Dios para que su matrimonio vaya bien.
Y digo...de acuerdo...es posible, pero el camino, es mucho más difícil. Yo, simplemente, estoy agradecida por poderlo vivir así y eso es lo que intento transmitir.
Gracias por vuestros comentarios.