miércoles, 17 de marzo de 2010

CONTANDO HISTORIAS

Foto de Rufus (Flickr)


Todo el mundo tiene ilusiones...aparecen y a veces se cumplen, a veces se intentan, a veces, sencillamente, se desvanecen...cada uno escribe la historia...su historia...y a veces otros escribimos historias, y hoy tengo una historia que contarte...

En un lugar muy cercano existía una cárcel...mucha gente estaba allí sin motivo aparente, aunque todos encerraban su porqué, era en parte, lo que podría llamarse una "cárcel voluntaria".

En ella, conocí una vez a una mujer excepcional que tenía una vida maravillosa, sin embargo, las ilusiones no cumplidas le hicieron viajar a aquel lugar y encerrarse en la celda más triste y sombría, la que tenía por nombre Oscuridad.

También conocí a un hombre sombrío por que habían pasado sus años y creía no haberlos aprovechado, a él le dieron la celda más pequeña y lejana, la habían puesto allí para no escuchar sus gritos...se llamaba Lamento.

Conocí a una chica que buscaba el amor...y lo encontró...buscaba un marido...y lo encontró...buscó hijos y los tuvo...pero nunca paró de buscar y tanto buscó...que se perdió...y fue a parar allí, a una celda que solía pasar inadvertida, la del Desprecio.

Conocí a un anciano que soñaba con la juventud...y cuanto más soñaba...más se marchitaba...Tanto se marchitó que acabó ocupando la celda llamada Vacía...porque en ella todo lo que entraba, moría.

No quisiera olvidar al sabio, ¡ Él era un portento ! Cuanto más sabía...más quería saber...y nada le llenaba...Acabo viviendo en la celda llamada Pozo sin fondo, de la que cuenta la leyenda que quién entraba, jamás salía...

Y ahora que recuerdo... también había un necio, él sabía que no quería saber nada, y entró un día en la celda Indiferencia, aquella en la que sus muros te atrapan y te convierten en piedra. ¡Dramático!

He conocido a mucha gente en aquel lugar que quería salir de allí, más no podía y que pudiendo haber salido, jamás quisieron...

La historia es trágica, cierto, si no fuera porque un día vino a visitar la cárcel un hombre de lo más peculiar...un tipo diferente...

Era alguien que en su vida pudo evitar pero eligió afrontar...que sabía que era difícil amar pero lo hizo...que sus proyectos no se habían realizado, pero trabajo por otros que le encomendaron, no se "conformó" sino que "recreó", no se rindió sino que luchó...fue feliz...aunque sufrió.

De todas las personas que he conocido...puedo decir que es el único que fue realmente libre...y que jamás perteneció a aquel lugar.

Pero fue hasta allí porque era una "Cárcel Voluntaria" y decidió construir una nueva celda llamada Esperanza...la única que tiene ventana y dos puertas, una de entrada y otra de salida...allí es dónde él, desde entonces, habita.

Muchos otros fueron y la visitaron...y con este hombre peculiar se encontraron...y jamás quiso nadie permanecer voluntariamente en ninguna de aquellas terribles celdas...tan sólo desean permanecer en Esperanza...hasta que se abre la puerta de salida y vuelven a la vida.

11 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Era Malamadre?
El protagonista de Celda 211?

Si, ya, ya, no ha hecho gracia pero es que me apetecía.

Vale.
Ahora en serio.
Está muy bien lo que has escrito.
Aunque la esperanza la has de sentir y no construir. Una esperanza construida no dura mucho.

Besos.

Hilda dijo...

Cris, que lindo está!! ¿Es de tu autoría? porque está hermoso!!!

Me encantó la historia del Desprecio, a veces buscamos tanto que no disfrutamos lo que ya tenemos.

Que hermoso lo de la cárcel voluntaria, te refieres a Jesús?

Abracitos. Hilda

jyoti dijo...

Pretty good post. I just stumbled upon your blog and wanted to say that I have really enjoyed reading your blog posts.Any way Ill be subscribing to your feed and I hope you post again soon
free classified advertising

CRIS dijo...

Jajaja Toro...sinceramente no puedo contestarte, porque no he visto la peli. Si te recuerda, por algo será.

Respecto a lo de construir la Esperanza no estoy de acuerdo contigo en una cosa y es que, creo que lo que perdura en la vida es lo que construyes, lo que sientes, normalmente varía de un día a otro. Un muro caído se puede reconstruír...un sentimiento perdido, nunca del todo.
Pero esto...es mi opinión...

Besos Toro...


Hilda, lo he escrito yo, son pequeños experimentos por no decir venas locas locas...el otro día cuando lo posteé me entró un ataque de risa y me dije: "Cris, estás como una verdadera chota". ¡Menos mal que no ha tenido mucho público o que el que ha tenido no se atrevió a opinar!

Muchos besos lindísima.

Jyoti, Thank you very much for visiting and commenting my blog, you are wellcome whenever you want. It´s good to have visits from all over the world and it´s great you haven´t had any problem understanding de language. I hope to read your coments again. Best regards.

MIC dijo...

Lo del publico, querida, es incalculable. Tu historia está en la red y eso sí que es una ventana abierta, con puertas, sin puertas, con vientos y tempestades.
Estoy de acuerdo en lo que puntualizas sobre construir.
Eres muy lista tú:)

Guerrera de la LUZ dijo...

Hay mucha gente que no quiere construir Cris. Ni esperanza ni nada.
Y para eso está la sagrada libertad. Esto no es una opinión, es una Verdad como un templo.

Besos wapa.

Guerrera de la LUZ dijo...

(Esto no va por TORO eh??! ni pensaba en su comentario. Va por todos los que se dedican a destruir)

(que hay unos cuantos)

Guerrera de la LUZ dijo...

Huy yo tampoco he visto Malamadre. Vaya titulín, tan mono :s jaja

CRIS dijo...

Luisa...tú si que eres lista, jajaja, y no me repliques que soy una discutidora nata, ¿eh?

Guerrera...lo más genial de el constructor de "celda esperanza", es que la hizo para todos, para que los que no quieren construir, la tengan lista y los que quieren entrar en ella, puedan hacerlo...es una persona muy especial este constructor, ;)
La peli a la que se refiere Toro es Celda 211, la ganadora de los Goya. Su protagonista se llama Malamadre, jajaja...

Besos

Alter ego dijo...

hola cris,ante todo gracias por tu cordial visita.
Yo,la aplicaría a la vida real,nuestra vida es una celda,hasta que cumplamos nuestra deuda.
mis saludos.

TERE dijo...

Yo te puedo decir que en lo personal, he pasado por varias celdas de éstas que escribes. Pero como lo mencionas, al ser voluntarias, también puedo salir cuando lo desee y ponga un poco de voluntad. La esperanza es una celda hermosa, reconfortante, divina. Pero creo que para mi, el problema es que tenga puertas y ventanas, porque también me "salgo" con bastante frecuencia ☺ . Soy débil, lo sé ¿qué puedo hacer? Sólo seguir y seguir luchando.
Gracias por compartir esto con nosotros.