lunes, 13 de abril de 2009

ZAPATOS NUEVOS


Tras unos cuantos días de ausencia, voy a intentar volver con espíritu "Pascual".

La sensación es algo extraña, porque por una parte, se me ocurren muchas cosas que contar...sin embargo tengo una mezcla de sensaciones que me tienen un poco bloqueada...y que esto de entrar en tiempo pascual con zapatos nuevos, está genial, pero como aprietan, es durillo.

Os confesaré que este año llegaba a la Vigilia Pascual con las botas viejas; bastante enfadada conmigo misma y con poca esperanza en resucitar un poquito...realmente me veo muy alejada de una verdadera conversión, de un poder aceptar mi debilidad...en realidad, me cabrea mi resistencia innata a creer que conmigo Dios no se ha equivocado...que tengo remedio, vaya.

Y es que a pesar de juzgar mucho yo sé por qué no soy juez de verdad...sería demasiado implacable...muchas veces me viene a la mente la pregunta: " ¿Justicia o misericordia?"; recuerdo que en una ocasión, una amiga me pasó un test de unos que hacen en no sé qué tipo de empresas para no sé qué tipo de estadísticas en las que se preguntaba esto; tenías que elegir una de las dos cosas...

Parece fácil y obvio, pero no lo es tanto, porque aunque el corazón nos diga "X", luego, si echamos la vista atrás y miramos un poco nuestros actos, quizá nos encontremos con "Z".

Llevándolo al plano de la maternidad...me interrogo habitualmente sobre cómo Dios tiene puestas tantas esperanzas en mi y me regala tantos retoños, y me asalta la duda de por qué en lugar de un pan debajo del brazo, no me habrán venido los niños con un megáfono, para evitar desgañitarme cada dos por tres...supongo que los pobres no contaban con una madre histérica.

Pero lejos de desanimarme estoy contenta de ver como Dios cuida de mi y me regala pequeños retazos de vida que me hacen ver lo importante de la esperanza y la confianza.

Os voy a contar una anécdota que refleja perfectamente y de modo algo cómico esta naturaleza "inmisericorde" de la que os hablo...jajaja, y cómo de ella saco cosas positivas.

Os pongo en situación: martes por la mañana, vuelta al cole después de las vacaciones...sueños, pereza, prisas, niños despendolados...en resumen: caos.

De camino al cole, mi hijo pequeño de tres años lloriqueaba y me decía..."me duele la pierna". Yo, habituada a este tipo de excusas cuando no apetece el plan, tiraba de él agobiada por la hora..."No pasa nada, ahora se te cura la pierna"; segura, por supuesto, de que su pierna estaba sana como una manzana.

El lloriqueaba..."me aprieta"...Entonces reparé en sus flamantes y nuevas zapatillas deportivas..."¡¡Claro, ahí estaba el problema!!"

Una vez más segura de mi misma le decía: "Verás cómo se te pasa enseguida, es que las zapatillas están un poco duras porque son nuevas"...

Y así, llegamos al cole entre gimoteos, que yo, y su profe y todo el mundo que pasaba por allí achacábamos a la morriña de las vacaciones y a la vuelta a la rutina...¡¡con tres años...los mimos están a flor de piel!!

Ahí quedó la anécdota, por la tarde estaba feliz y contento cuando le recogí del cole; su pierna, de hecho, parecía más activa que nunca...

¡¡Si es que una madre experta...es una madre experta!! ¿eh?

Mi ego estaría por las nubes si no fuera porque al ir a bañarle y quitarle sus flamantes y nuevas deportivas, pude observar estupefacta como su "papi" que se había encargado de vestirle por la mañana había olvidado quitar la bola de papel de relleno que va dentro...

Jajaja...no es broma...

En ese momento por una parte me sentí mal...comprenderéis...por haber hecho caso omiso a su quejas..pero por eso de agarrarme a un clavo ardiendo, me busqué un consuelo...saber que los zapatos, no se los había puesto yo; ¡¡Tenía mi chivo expiatorio!!

Es algo gracioso y anecdótico a un nivel pequeño y poco trascendente... pero traspasando el detalle del caso, efectivamente pensaba:

" ¡Qué fácil resulta muchas veces hacer juicios de valor y qué poco nos sale del corazón la confianza y la misericordia!...¿Quién no se va a creer en posesión de la verdad ante un niño de tres años?"

Una ocasión más para creer, que efectivamente...Dios, es el único y verdadero "padre"...porque no se deja llevar por esas "cosillas" y nunca se cansa de creer en mí...con amor y misericordia, por muy sabio y todopoderoso que sea...y aunque me saque unos cuantos años.

Supongo que estos son "mis nuevos zapatos" para recorrer la cincuentena...y no me aprietan, al contrario...y es que mi Padre sí se ha acordado de quitarles el papel de relleno.

Parece que aunque mi panza crece...mi yo se ve abocado a disminuir...(espero que en la próxima visita al médico, cuando me suba en la báscula se note).

;)

15 comentarios:

Luisa dijo...

Feliz Resurrección!
Felicidades por esos zapatos nuevos!
Contentísima de que se hayan acabado los macarrones.
Me has recordado una vez que casi le cae una reprimenda de las gordas a un pequeñajo mío,que decía que el zumo de naranjas-con lo caras que estaban-estaba malo.
-Que te lo bebas
-Que está malo.
Etc.....
Hasta que se me ocurrió probarlo...Aj!!!! Estaba asqueroso. Habíamos echado SAL en vez de azúcar.Haz la prueba,ya verás que asqueroso está.
Besos al pack

maria jesus dijo...

Yo castigué a una hija mia de por vida por no querer beberse la leche y despues resultó que estaba agria.

Animo con los nuevos zapatos. Un beso

Guerrera de la LUZ dijo...

Feliz Pascua Cris!!!

Ayyyyyyyy pobre mío... me muero :´(

Yo iba por el pasillo pegando gritos de "levántate YAAAAAAA que te levanto de los pelooooooooosss" y el pobre tenía 39.5 de fiebre.

Siesqueeeeeeee.... somos lo peor jijij

Yo a las 8 de la mañana puedo asustar al miedo :S

Besitos¡

Ah¡ Misericordia siempre. Aún no ha llegado el tiempo de la Justicia. Todo llegará.

eligelavida dijo...

Genial, verdaderamente genial! Lo he disfrutado palabra a palabra… Te lo dice una que entra en crisis invariablemente todos los días a las 8 de la tarde.

CRIS dijo...

Gracias chicas...parece que tengo motivos para consolarme por ser una "madre degenerada", jajaja.

Luisa y M.Jesús, con la comida yo también tengo unas cuantas...leches agrias, caducidades prehistóricas...en fin, de milagro que siguen vivos, jajaja.

Guerrera, yo a la hora de ir al cole no respondo de mis actos, es típico, vivimos al lado y siempre vamos corriendo porque siempre, en el último segundo surge algo...no sé si tú das miedo a mi, el día menos pensado se me estalla la vena...

Alemamá...lo de España no es nada comparado con las crisis de las 8.(mañana y tarde...jajaja)

Besos

Natalia Pastor dijo...

A mi me pasó algo parecido,Cris, con un sobrino mío el Domingo de Ramos,que estrenaba camisa nueva, y el pobre decía que le rozaba el cuello.
¡¡Angelito!!.Tenía la etiqueta puesta y la piel levantada y enrojecida.
Besos.

Hilda dijo...

Dos anécdotas: yo lloraba y pedía que me cargara, mamá dijo que no porque yo me estaba poniendo encajosa. Al llegar a la casa, yo tenía ampollas en los pies, los zapatos me lastimaban.
Mi hermano no quería comer un chile relleno (platillo mexicano), mamá creía que era por remilgoso, al probarlo ella resultaba que en verdad picaba muchísimo.

Así que querida Cris, mi conclusión es que echando a perder se aprende, ánimo amiguita!!!

besos. Hilda

AleMamá dijo...

A mi hermano adolescente --no de tres añitos-- le pasó algo así: cuando fue a devolver los zapatos usados casi por un mes con dolor...el dependiente le sacó un cartón que le había hecho papilla su pie derecho.

Felicidades por tu embarazo. Que Dios bendiga a esa linda familia. Son un ejemplo.

Luis y Mª Jesús dijo...

Fernando el mayor se quejaba de que no podía aguantar unos zapatos que había llevado en varias ocasiones en que tenía que ir bien vestido. Tenía los cartones dentro, el problema4 se solucionó pero le ha quedado una curiosa animadversión a los zapatos de vestir.
Dios cree en ti porque te conoce y sabe que la manera de hacerte crecer es que tengas que tirar por esos niños. Cada vez que quedaba embarazada pensaba: bueno otro período de tiempo en que disfrutaré de un seguro contra la vagancia.
Un besazo
María Jesús

TORO SALVAJE dijo...

Un ejemplo perfecto.
No sabemos escuchar y juzgamos sin oír.
Hemos de aprender a escuchar a los demás.
Que todo salga bien.

Besos.

CRIS dijo...

Oye...yo creo que algunos me habéis superado...

Como siempre buscando el chivo expiatorio.

Un abrazo y gracias por vuestros geniales comentarios

Guerrera de la LUZ dijo...

Cris, me acabo de enterar de que tú y yo hemos estado juntas un día en la misma casa y yo a tu niño le conozcoooo y le estuve dando palmeritas de chocolate de merienda.
¿Recuerdas haber llevado a un niño tuyo pelirrojo al cumple de un amigo de su clase en la calle Fucar???
No nos vimos pero tú viniste a buscarle y yo estaba dentro.
Qué pequeño es el mundo Dios mío...
Tu niño era el más bonito de la fiesta :)

eligelavida dijo...

Paso a saludarte y a decirte que tienes un premio en mi blog. Un abrazo

icue dijo...

Genial tu entrada, que bien tenerte entre nosotros otra vez.
acaon cariño

lojeda dijo...

No creo yo que seas tan desastre, amiga.
Dios ha puesto en tus manos a tu familia y de sobra sabe Él, que con todos tus fallos (que yo creo que no son tantos) los vas a cuidar y educar estupendamente.
Te infravaloras demasiado y eso no es bueno.
Tienes que quererte más, porque "tu lo vales".
Besitos y cuídate mucho.