lunes, 15 de diciembre de 2008

PIEDRA

Estoy ahí...inmovil pero con vida, esperando, expresando, queriendo salir y ser terminada, pero sé que lleva su tiempo, que un mal golpe, puede acabar con todo...

Soy piedra, piedra en manos de escultor, que se transforma, que siente, que vibra, pero siempre piedra...

Me considero franca...no en el sentido de "hiriente", que quizá a veces lo sea, cuando desafían mi dureza... Creo ser franca en el sentido de sincera, transparente...no sé disimular, se me da mal...no me gusta, me incomoda. No puedo ser cálida como madera para que me aprecien, no se decir mentiras, sólo sé ser piedra...y esto, no sé si es un defecto o una virtud, pero pese a todo, yo creo que lo prefiero, al menos, no concibo ser de otra forma, ¿acaso puedo?

Piedra que se modela a los ojos del mundo, de aquellos que observan y se acercan y tocan, muchos saben ver y respetan, otros desprecian y no te dan valor.

Pero la piedra es noble...tiene su fuerza y su orgullo...tiene su entidad...y no se resigna, quiere salir, quiere vivir.

¿Y qué decir de esta piedra llamada Cris...? ¿Qué contaros?

En mi vida esta ahí...una esas personas, que me miran con recelo, con los ojos tapados...quizá velados..., sé estoy obligada a aceptar sí o sí...está ahí por algo...forma parte del todo...sin embargo, en mi interior hay una lucha tremenda porque ante ella, soy incapaz de ser quien soy...y de piedra, paso a ser arena...arena movediza e inestable, noto que no puedo mantenerme firme...me doblega.

Hace años, me doblegó tanto, que pensé que no podría volver a mi ser...si no fuera por que Dios estuvo ahí atento y me hizo ver que esa arena mezclada con agua y pajas era capaz de volver a ser piedra, sólida como un ladrillo.

Y ha pasado el tiempo...y sí, confieso que cuando miro sus ojos ahora puedo ir más allá...consigo traspasar al interior, más allá de lo humano y puedo, a pesar de todo sentirme fuerte...viendo también, en ese espectador, a alguien que sufre, alguien por quien sentir misericordia.

Yo antes era todo un carcter, y esto, impensable en mí...pero ciertamente, el Señor me ha ido puliendo también, con el cincel de la misericordia, y todo en mí va estando más redondeado...sin tantos vértices, sin tantos recovecos....

De vez en cuando llega un nuevo toque de cincel y salta una esquirla...una esquirla que sale de mi y que duele, duele mucho...pero en realidad era un estorbo...sobraba si el artista quiere acabar su obra.

Hay veces que Dios me da un cincelazo y luego, como si se le hubiera ido la inspiración me deja unos días en el taller...con el frío, el silencio...donde puedo sentir la piedra herida...donde por una parte desearía poder crearme a mi misma, pero por otra, ansío que vuelva y continue su trabajo, porque yo, no lo haría tan bien, porque solo el artista, que me ve desde fuera, sabe exactamente donde está ese punto donde, al dar la luz...se crea una sombra.

Y yo soy esa piedra...esa piedra que ahora está en espera después del toque...una piedra a ratos cansada de no coger forma, de tener que ser observada constantemente y juzgada, a pesar de no estar terminada...

Y no estoy triste, no estoy desesperanzada, no...simplemente quiero mirar al que me mira y saber que puede ver, en mi interior, la esencia de mi persona y de mi vida, aunque sólo, sea un instante...aunque sea imperfecta.
Porque detrás de cada obra, hay una historia...la que ven tus ojos...pero también, la que creó el artista...

12 comentarios:

ANAROSKI dijo...

Jolín Cris:

Mejor que piedra carbón, ¿te pasa algo mi niña?

Te veo muy pensativa, me quedo con la frase de Lourdes nuestra vida es un bordado al revés solo vemos los nudos, pero al dar la vuelta, aparece una gran Obra, la obra de Dios en nuestras vidas.

Está abierta la salita siempre para lo que necesites. ¿lo pillas?

Un besote a mi madrileña preferida.

romA dijo...

:)

CRIS dijo...

Anita...don´t worry...es que hoy toca martes bohemio...no olvides que tengo alma de "artista"...la literalidad aquí no entra...están las musas...que hablan y bueno...

Y ya lo sé preciosa...¡¡muchos besitos!!

CRIS dijo...

romA...;)

Luis y Mª Jesús dijo...

muy grafico, pero en ese proceso nos identificamos todos
guarda estos escritos en un word aparte

CRIS dijo...

¿Y que hago luego con el word, Luis? Jajaja...

Me alegro de que te identifiques...supongo que eso, nos hace más humanas a las piedras...

Abrazos

TOROSALVAJE dijo...

Me ha gustado mucho lo que has escrito hoy.
Te has esculpido abiertamente.
Sin tapujos.

Besos.

Laura de Nava dijo...

Me ha hecho llorar... Gracias, ojalá que mi piedra sea dócil al escultor generoso y misericordioso que es Dios en mi vida. Un abrazo fraternal.

Luis y Mª Jesús dijo...

Te estas convirtiendo en una verdadera obra de arte.
Te quiero escribir despacito.
Un beso
María Jesús

Hilda dijo...

hola Cris, muy lindo post, yo también me sentí identificada como piedra!!
Y no ´sé porque me hiciste pensar en el David de Miguel Ángel.
un abrazo. Hilda

Guerrera de la LUZ dijo...

Qué bello post sobre la humildad Cris.

Es muy difícil ser piedra y dejarse esculpir e incluso, si el Señor quiere, acrisolar, lo cual debe ser dolorosísimo, pero los resultados... Hay personas a las que convierte en auténticos diamantes. A los que han nacido para ser diamantes.

Gracias x la reflexión, me vuelve a mis raices de lo que aprendí cuando conocí el Opus Dei, que siempre me reafirma.

Besos.

CRIS dijo...

Toro, efectivamente, así ha sido...Me alegro de que te haya gustado.

Maria Jesús, jajaja, eres un amor...No te preocupes, a todos nos gustaría tener más tiempo, tú tienes un montón de cosas alrededor, ya sabes que yo, encantada de que me escribas más despacio y de estar más en contacto, pero sin agobios...te entiendo perfectamente.

Laura, gracias por tus palabras, lo importante, como siempre, es lo que vosotros os guardáis de aquello que escribo...

Hilda...No me extraña...Miguel Angel es el número uno de la escultura...como mi artista...jajaja.

Guerrera...sabemos de lo que hablamos...supongo que por eso lo hacemos. A los ojos de Dios todos somos diamantes...

Besos a todos