martes, 18 de noviembre de 2008

TECNOLOGÍA DIVINA


¡Madre mía! No sé como después de tantos años de instinto artístico...aún sigo a vueltas con la perspectiva de las cosas...
Yo, con eso de que soy muy plástica...necesito ver...ver para muchas veces entender...hoy se me ha puesto delante el modo para enfocar cierto problema que me tenía ultimamente sin paz.

No sé si alguna vez habéis ido a una ecografía...u os la han hecho; a mi, unas cuantas veces, y, tengo que reconocer, que soy incapaz de entender el funcionamiento de ese artilugio...incapaz del todo...pero está claro que, con un simple giro de muñeca y el medio conductor adecuado, cambia la perspectiva de la cosa que se esté observando y te permite acceder a todos los rincones, hasta los más ocultos...(siempre y cuando la "cosa" no lo impida..."deliberadamente").

Pues bien...ayer me hicieron una ecografía espiritual..."ángel de la guarda"...si lo lees...esto va por tí...¡Gracias!

Imaginaos...yo con un problema insignificantemente puñetero...porque soy de las que digo que ante lo gordo...me crezco, pero en lo pequeño, me hundo...y me manda Dios a una excursión, que yo me creo que va ser a merendar...y nada..me encuentro con el ecógrafo, bien dispuesto a escudriñarme y hacerme una ecografía espiritual...¡Vaya bromitas tiene El Señor!...

A regañadientes, me dejo hacer...me tumbo, me preparo y doy un respingo cuando me empiezan a untar el gel viscoso y frío, que abre la puerta a todo aquello que permanece oculto a mis ojos.

Efectivamente...no es fácil...la pantalla muestra muchas cosas, al principio son sólo manchas blancas y negras...no tengo ni idea de cómo interpretar aquello.

Silencio...reflexión, y habla el experto.
Lo va explicando...y todo aparece ante mis ojos, poco a poco....

¡Ay Señor!
¿Por qué será muchas veces imposible desprenderse de esos pensamientos o situaciones que nos quitan la paz, sin ser en absoluto lo más importante?, sobre todo...¿Por qué nos costará tanto aceptar que nuestra actitud, no es la correcta?, ¿Como no seremos capaces de ver fácilmente lo que tenemos que ver?

Es cierto que son nuestras cosas, y que por pequeñas que sean, muchas veces, la mayoría, están ligadas a sentimientos, a afectos, a cosas de las que no es fácil desprenderse, ya que en ellas se manifiesta claramente nuestra naturaleza humana.

Pero precisamente, porque soy así...necesito a Dios; y estos ayudantes que me manda de tarde en tarde para escudriñarme.

Él pone ante mis los ojos la pantalla en la que está toda la verdad de mi interior...donde, no veo nada...imposible para mi entender...porque no tengo las claves, es cierto, pero también es la "mano experta", que guia nuestros ojos hacia aquello que necesitamos saber, encontrar...que desde la verdad nos da el veredicto, que, aunque pueda ser doloroso...es necesario y nos ayuda a cambiar la perspectiva y pasar de las preguntas a las respuestas...

¿No es sencillo?

Bendita tecnología divina.

13 comentarios:

ARCENDO dijo...

Que buen relato y que buena diagnosis. Seguro que tu Angel te escucha, Dios, que es el especialista máximo, el más experto y sabio, sabe interpretar bien todos esos puntitos negros de nuestro interior. Descuida, con El de la mano, todo tiene cura.
Besos.

Luis y Mª Jesús dijo...

Esas revisiones son muy necesarias porque cogido a tiempo es fácil quitar la manchita, pero si no se extiende como un cáncer. Yo me imagino que son como agugeros negros que atraen todo hacia ello. Tienes suerte tener un buen ecografista cerca. Un beso.
maría jesús

AGILITY SOLUCIONES HIPOTECARIAS dijo...

Hola preciosa:

¿Sabes una cosa? Eres muchísimo más guapa y más dulce en la realidad. Que suerte he tenido de haberte conocido.

Un besote.

Tu compañera de almuerzo de hoy.

AGILITY SOLUCIONES HIPOTECARIAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luis y Mª Jesús dijo...

no pillo muy bien lo de la ecografia, necesito solo otra pista: ¿quien es el ecografo?. Ponmelo más facil, anda, Cris.
Luis

CRIS dijo...

jajaja, Luis...si es que...nueve meses...son nueve meses...

El ecógrafo, en este caso ecógrafa fue una amiga que me hizo ver lo que yo era incapaz de ver en un problema que me tenía triste y preocupada...Aun no sé si lo veo del todo, pero le he hecho caso y me siento mejor.

Al final, todo pasa por lo de siempre, mirar más al otro que a uno mismo. He tenido que poner en práctica un fuerte entrenamiento de "humildad"...para aceptar y para hacer...ahora Dios dirá.

Un beso para todos...y que conste que sé que eres muy listo...así que no me engañes, ¿eh?.

CRIS dijo...

Gracias Arcendo...a veces pienso, como me dice Luis...que no se entiende ni papa de lo que escribo...jajaja, bueno yo si me entiendo, pero eso no vale, claro.

Mi ángel en este caso me ha venido muy bien, aunque te confieso...que no me gustó mucho la visita...

Un abrazo

CRIS dijo...

Maria Jesús...en este caso...no sé si lo habré cogido a tiempo...pero, no sabes la paz que da descubrir algo que hasta el momento estaba completamente a oscuras...y sobre todo, fiarte de alguien, sin esperar nada, pero esperándolo todo.

Un abrazo

CRIS dijo...

Bueno...y mi querida compañera de mesa y de Cola Cao...

No dirás que no valoro lo del otro día, ¿no?

Mil gracias por ayer...y por anteayer...y por muchas más veces, ya sabes que de momento soy un diamante en bruto...jajaja.

Y sobre tus piropos...¿Qué decir? jajaja...no le puedo echar la culpa al vino de la comida...pero ¿qué rayos hiciste en la salita del AVE?

Muchas gracias...guapi...nos vemos.

+Sergio dijo...

Pues sí...! bendito sea todo lo divino.

Bendiciones.

Laura de Nava dijo...

Cariño, entrar a tu blog siempre es una experiencia significativa. Sin palabras. Dios te bendiga.

Luis y Mª Jesús dijo...

Ayyyyyyy,...Cris, que mal me tratas. Luis

Hilda dijo...

Vas a decirme bruta pero tampco entendía el post, pensé que te referías a que habías ido al confesionario algo asi, ji ji. Leyando tu explicacíon: "El ecógrafo, en este caso ecógrafa fue una amiga que me hizo ver lo que yo era incapaz de ver en un problema que me tenía triste y preocupada..." No solo entiendo más, sino que me da gusto, porque Dios siempre nos ayuda a través de otras personas cuando más lo necesitamos.
Saludos cariñosos. Hilda.
P. d. yo soy médico y tampoco le entiendo mucho a las ecografías, me las tiene que explicar el técnico, ji ji